Visita a nuestros productores de magdalenas, “El Zorzal”

Un equipo de hibridxs fuimos a visitar a nuestros productores de magdalenas El Zorzal a su pueblo, Malpartida de Corneja. El Ruso y Jaume nos enseñaron el horno familiar de leña que lleva ya cuatro generaciones funcionando.

Como buenos panaderos nos recibieron con el delantal puesto, con las manos en la masa y con varias bandejas de magdalenas recién horneadas. Mientras nos explicaban el funcionamiento del horno, alguien comentó: “coger las que queráis, es una cata”. Y nosotras, que somos muy obedientes, comimos. Con la cata, dimos buena cuenta de las distintas variedades: de harina de trigo, de algarroba, con pepitas de chocolate… Y como si de una barra libre se tratara, seguimos comiendo. Aquello estaba siendo solo el aperitivo -o el paraiso- y poco después nos invitarían a comer unas pizzas que preparamos todxs juntxs.

Además de utilizar exclusivamente ingredientes ecológicos y azúcar de comercio justo, también el horno y las herramientas son de fabricación artesanal y de proximidad. Las magdalenas se elaboran en un viejo horno de ladrillos y baldosas de cerámica construído en los años 60 que se conserva prácticamente en su estado original. Como explican los productores, “a pesar de que su mantenimiento requiere un trabajo extra, la calidad de los resultados merece el esfuerzo”. Consta de una cúpula donde se realiza la cocción y una cámara, llamada hornilla, donde se quema el combustible. “Empleamos leña procedente del oliveo de los robles melojos que cubren las sierras de Piedrahita y Gredos y recortes de madera de aliso de las serrerías del río Tormes”.

En El Zorzal no solo son expertos en elaborar unas magdalenas deliciosas.  El Ruso, uno de nuestros productores, es también especialista en pájaros. Paseando a su lado nos explicó a qué pájaro correspondía cada uno de los sonidos que llegaban de los árboles.

Volvimos a Madrid muy contentas, un poquito más redonditas y más cerca del sonido del campo. La próxima vez volveremos con la promesa de ir a conocer a las nutrias y, ya de paso, comer más magdalenas.

Nuestras verduras en la radio

Hace unas semanas Sebas, uno de nuestros híbridxs belgas, vino al reparto con su amigo belga Sebas -si, en Bélgica todos los jóvenes se llaman Sebas- para grabar un reportaje sobre el proyecto A cascopuerro-Híbridxs, para el programa de radio Satellite City, en el que ambos Sebas participan.

Satellite City, que se emite a través de Ágora Sol, es una mesa redonda cultural a través del planeta. Sébastien llama a cronistas francófonos dispersados por diferentes ciudades del mundo: Montreal, Dakar, Detroit, Lyon, Bruselas, Rotterdam o Jakarta. Cada cronista presenta un evento cultural al que asistió recientemente: un espectáculo, una exposición, una película, un concierto….

O un lunes de reparto de verduras entre productorxs y consumidorxs.

Escucharéis a Mon y Bárbara repartiendo su cesta – tres pimientos para tí, una cebolla para mí-; a Clara hablando de nuestros orígenes; a Raúl explicando los entresijos vitales de proyectos agroecológicos como A casco Puerro; y a Sebas y Sebas construyendo a golpe de preguntas este hermoso reportaje.

Aquí os dejamos con el programa.

IMG_6725

Como lágrimas en la lluvia

Después de más de cinco años, el proyecto A casco puerro -nuestras hortelanas- se disuelve. No para desaparecer, sino para seguir transformándose. Como proyecto autogestionado, la vida de A casco puerro vive y crece ligada a la vida de las personas que lo componen y, como ellas, cambia, se muta, se transforma. Ayer Julio enviaba uno de sus correos-relato-recuerdo de lo que somos, de lo que fuimos y de lo que seguiremos siendo. 

grupodeconsumo_hibridxs2

No sé cuantos de vosotros, aunque seguro que muy pocos quizás solo Carmen y yo,  recordáis haber visto el NO-DO (NOticiero-DOcumental, el mundo al alcance de los Españoles) antes del comienzo de las pelis en el cine ni, a Matias Prat – el padre del tipo del anuncio que amenaza con llamarte- con su peculiar timbre de voz, decir aquello de “Su Excelencia  el jefe del Estado ……” pero seguro que bastantes mas recordáis aquellas tardes de Junio o Julio de hace unos cinco años atrás en las gradas del casino de la reina cuando Hibridxs empezó a andar.

Estábamos unos cuantos de nosotros. Y  seguro que recordáis las discusiones en el bar ¿donde sino?  sobre donde aposentar nuestros reales, sobre el nombre del grupo, sobre nuestras líneas rojas y  demás aspectos que entonces nos parecían importantes y trascendentes. Seguro que también recordáis nuestro primer espacio en La Tabacalera, justo enfrente de la sala S21, y la pechada a limpiar, encalar y pintar que nos dimos. Seguro que también recordáis la discusión de las frutas: milhistorias vs cualquier otra posibilidad y como debido al enconamiento -ojo leer bien digo enconamiento- de  nuestras posiciones se decidió no tener fruta y como se decidió empezar solo con lo básico.

Pero seguro que no recordáis ninguna discusión respecto al grupo que debía proveernos de nuestra principal razón como grupo, las verduras, y si no la recordáis no es que porque os flaquee la memoria, si no porque no existió debate.

grupodeconsumo_hibridxs1

Recuerdo aquella  primera reunión que tuvimos con Ruth y Andrea, recuerdo su pasión defendiendo aquel proyecto que al igual que el nuestro estaba naciendo, recuerdo como mientras ellas hablaban de responsabilidad, de sostenibilidad, de participación, de horizontalidad, de poner en valor conocimientos y prácticas, de recuperación de variedades desterradas de nuestra vida por el dios mercado y también claro de compromiso… Cruzábamos miradas entre nosotros, miradas cómplices que sin palabras venia a decir que habíamos encontrado justo lo que buscábamos, que deseábamos empezar con aquellas mujeres  nuestra aventura.

Recuerdo también que ellas se llamaban Acascopuerro, juego de palabras entre la vieja alocución castellana y una de las verduras que se comprometían a suministrarnos. Y si, recuerdo como decía anteriormente que no hubo debate, nuestras hortelanas ganaron por goleada. Recuerdo, joer esto ya no es aliteración sino simple falta de recursos estilísticos, nuestras primeras visitas a la huerta, multitudinarias, ansiosos de ayudar, de aprender, de crecer con ellas. Sabiendo que ellas éramos nosotros, que su triunfo era el nuestro y que su fracaso era el nuestro también, que nosotros como Hibryx no éramos nada sin ellas que nuestro futuro como grupo dependía del futuro de Acascopuerro.

grupodeconsumo_hibridxs3

Y crecimos juntos, y los años pasaron, y como pasa entre todas las parejas la pasión se atempero, el ir a la huerta se convirtió en un problema en un incordio más que en una ocasión de disfrutar, dejamos de ver las asambleas como una oportunidad de compartir, de charlar, de intercambiar ideas, de un encuentro entre iguales, y lo que empezó siendo horizontal truco de alguna manera a vertical. Cambiaron las personas en los dos lados, se perdió cercanía y surgieron o se intuyeron relaciones de poder que no estaban invitadas. Pero pese a todo, creo que en el fondo de todos nosotros reconocíamos a la gente de Acascopuerro como nuestro complemento, como parte esencial de Hibryx. No podías, y esto es una opinión totalmente personal,  ser Hibryx sino te sentías parte de Acascopuerro. Si no sentías que ir a la huerta era una parte indisoluble de ser Hibryx, si no comprendías que Acascopuerro e Hibrys eran en el fondo lo mismo, dos hermanos siameses unidos por su columna vertebral, vale  lo admito soy fan de Cronenberg.

 grupodeconsumo_hibridxs4

Todo eso terminó ayer, una página de nuestra historia se cerró y un trozo de nuestra alma como grupo murió un poco. Ahora se abre otra historia quizás mejor, mas alegre, más participativa pero seguro que totalmente distinta. Pero aún así no puedo dejar de estar un poco triste.

Pero ya sabéis todo esto se perderá como lagrimas en la lluvia.

Visita al planeta de las abejas

En un caluroso domingo de verano, algunxs hibridxs -armados de valor y a pesar de la resaca…- se lanzaron a la carretera para llegar hasta Escopete, Guadalajara y conocer a nuestros nuevos apicultores.

Hace unos meses amadrinábamos una colmena y quisimos aprovechado las jornadas de puertas abiertas de nuestros apicultores para ir a conocer el proyecto. Jesus y Mar, son los impulsores del proyecto de amadrinamiento de colmenas en España Ecocolmena, que se está extendiendo por todo el país y hasta donde llegan solicitudes de apicultores de ¡América Latina!

¿Por qué amadrinar una colmena?

Para ayudar a proteger el medio ambiente y equilibrio del ecosistema y también para establecer un vinculo directo con tu apicultor más cercano. A cambio de tu amadrinamiento, recibes tu bote de miel y puedes ir a visitar tu colmena, llevar un traje de apicultor y recibir tanta información que nuestros pobres cerebros no llegarán a recordar y se quedarán en nuestro inconsciente de momento!!!

abejas1
Jesus nos habló con mucho entusiasmo y conocimiento de la vida de las abeja. Una colmena puede tener hasta 50.000 abejas y producir entre 7-9 kilos de miel por temporada. Las abejas vienen muy organizadas y cada una con su tarea asignada (limpiadora, obrera, reina, seguratas). La organización de las abejas nos recordó la organización ejemplar de nuestro grupo de consumo y mucho más tendremos que aprender de nuestras abejitas”

Algunos de los testimonios de los asombrados visitantes fueron:

“Pues a mi lo que me llamó la atención es que las abejas y las hormigas fueran de la misma familia que si bien puede parecer raro, no lo es tanto pues ambas están muy bien organizadas y tienen pelo”.

“Si bien no fue un ataque indistriminado, decir que sobreviví al picotazo de una abeja y que la sensación del picotazo es afilada seguida por un calor intenso en la zona.”

“Curioso es que la miel sea un producto que no caduca y que se conserva bien durante años, que la gente considere que la cristalización es sintoma de mala calidad, que nos hayan hecho creer que la miel liquida es sinonimo de calidad, que la miel industrial se mezcle con azucar o sirope para degradar su calidad y hacerla más liquida, que España es una potencia mundial productora de miel y exportadora de abejas, que si desaparecen solamente podriamos comer trigo, arroz y maiz.”

Un poco de biología sobre nuestras amigas

Hay más de 20.000 especies! de abejas repartidas por todos los continentes (excepto la Antártida). La que a dia de hoy encontramos domesticada en europa es la especie Apis mellifera, que se caracteriza por ser una abeja muy social.

abejas3

Las colmenas son un perfecto ejemplo de matriarcado, en el que la reina es fundamental. ¿Matriarcado monárquico? ¿Mafia matriarcal? Hummm, no sabría decir… Bueno, cada una que saque sus conclusiones. Ella emite un aroma que será característico de cada enjambre, que impregna a todos sus individuos y que actúa como vínculo familiar. Miles y miles de abejitas conviven totalmente coordinadas como si de un super-organismo se tratara. Pero si a la colmena entrara alguna abeja que no huele a “la familia”… aah.. la familia… se deshacen de ella sin ningún miramiento.

“Los zánganos que “no pillan” se quedan por ahí zanganeando, aunque tienen los días contados: si llegan las vacas flacas les dejan de dar de comer y les acompañan amablemente a la puerta de la colmena para que mueran de hambre o frío”

La otra misión de la reina es recolectar el esperma de los zánganos, las únicas abejas-macho que heroicamente van a morir “en el acto”. De ahí en adelante, ella se dedica a poner huevitos de las generaciones futuras de la colmena, que estarán todas más que emparentadas. Los zánganos que “no pillan” se quedan por ahí zanganeando, aunque tienen los días contados: si llegan las vacas flacas les dejan de dar de comer y les acompañan amablemente a la puerta de la colmena para que mueran de hambre o frio.

abejas2

Las abejas obreras (curiosamente todas hembras) van cumpliendo distintas funciones a lo largo de su desarrollo. Al principio trabajan dentro de la colmena, dedicándose a tareas de cuidados (alimentación de larvas, limpieza). Durante ese tiempo no saben que pueden volar (¡!). Más adelante ya les entra el instinto volador y a partir de ahí su vida no se mide en tiempo, sino en la distancia que recorren, y que son unos 800 km pecoreando.

En la jerga apícola, el término “pecorear” es el acto andar de flor en flor buscando deliciosos néctares. Vendrá de ahí lo de mala pecora? Otros palabros que pudimos aprender son: “piquera” (la ranura por donde entran y salen las abejitas de la colmena); “ahumador” (instrumento indispensable para depistar a las abejas antes de afanarles su miel); “enjambrar” (cuando una colmena está demasiado poblada y decide criar a una nueva reina y dividirse en dos);… y por ahora no recuerdo más. La próxima voy con libreta!

abejas4

Curiosamente, las abejas no son conscientes de nuestras intervenciones en la colmena, y cuando ampliamos el número de cuadros interpretan que “alguien” de la colmena ha tomado la decisión de aumentar la productividad, y se ponen como locas a llenar el cuadro de celdas de miel. También hay algunos otros insectos, como hormigas, que entran y salen por la piquera como Pedro por su casa, y dan buena cuenta de las reservas de miel de la colmena.

Desgraciadamente algunos de los visitantes se acomodan hasta convertirse en plaga, como algunas polillas, o como la “Varroa destructor”, un acaro más conocido como el terror de las colmenas. A dia de hoy el peor enemigo de las abejas ni siquiera son sus plagas sino los “nicotinoides” procedentes de la agricultura. Son unos insecticidas muy potentes y de uso habitual en la agricultura convencional, que las vuelven locas y hacen que los enjambres se esfumen, asi que… una razón más para defender la agricultura ecológica! Protejamos a las abejitas, porfa 🙂

Para montar una colmena, necesitamos:

– Una caja de alguna madera seca y resistente (por ejemplo de pino): es “la colmena”.
– Unos cuantos “cuadros” (marcos de madera que encuadran una lámina de cera y encajan en la caja).
– Un enjambre de un mínimo de 10.000 abejas con su reina, lo cual se traduce a 1 kg de abejas. Y por supuesto: flores. Muchas flores!

Fiesta de apoyo a nuestras hortelanas

Cumplimos cinco años con nuestras hortelanas. Cinco años comiendo lo que ellas cultivan y lo que luego cosechan de la tierra. Cinco años cuidándonos mutuamente desde la huerta.

Este sábado 23 de mayo hacemos fiestón en La Tabacalera de Lavapiés. Habrá talleres de huerto para peques, taller de montagrupos, charlas sobre ecofeminismo. Habrá música, tapas, sorteos, cerveza…y tres mil kilos de alegría ecológica y local para repartir.

Cuantas más seamos, mejor. Más porción de alegría a repartir.

¡¡¡Venirse y difundid !!!!

11258152_10153389153243140_6901197493313968111_n

Jornada de Presentación de Nuevos Productores en Lavapiés

Un año más -y este ya es el cuarto- la Red Agroecológica de Lavapiés organiza la Jornada de Presentación de Nuevos Productores en la que proveedores y proyectos de ámbito local se dan a conocer a los grupos y cooperativas de consumo del barrio madrileño, así como a consumidores particulares interesadxs en cambiar el modelo de consumo.

En esta ocasión la Jornada se celebrará en la plaza central del Mercado de San Fernando el Sábado 21 de Febrero entre las 12 y las 14 horas. En ella los asistentes se podrán encontrar nuevos proveedores de hortalizas, cosmética, pastas y procesados, entre otros, que darán a conocer sus proyectos en pequeñas presentaciones. También contaremos con los compañeros del Mercado Agroecológico de Malasaña, productores y organizadores que nos contarán su proyecto en detalle. Además, habrá unas mesas en las que cada uno de los participantes podrá exponer sus productos.

IV JORNADA DE PRESENTACIÓN NUEVOS PRODUCTORES RAL (1)

O Canto da Balea, ya tenemos pescado en Híbridxs

Hay un montón de historias curiosas sobre el canto de las ballenas. Su canto es una colección de sonidos que emiten de forma consciente y predecible para comunicarse. Su sonido se propaga en el agua a una velocidad mucho mayor – 1.500 m/s-  que en el aire – 340 m/s-. Una ballena puede así susurrarle a otra a distancias enormes. Una ballena puede hablar con otra sin necesidad de estar juntas  -y sin sacar el móvil. El biólogo marino Philip Clapham describe el canto de las ballenas como “probablemente el canto más complejo en el reino animal”. Las ballenas cantan y solo ellas se entienden. 

Hace unos meses nos llegaba el pescado fresco al correo de Híbridxs. Desde Carnota, en A Coruña, Rita Pesqueira nos enviaba la propuesta del proyecto del que forma parte, “O Canto da Balea” -el canto de la ballena- una cooperativa  que trabaja en la promoción de la pesca artesanal responsable” como la opción más justa y la que más respeta el medio ambiente y la sostenibilidad del sector pesquero”. Nos encantó la propuesta – nos enganchó el nombre- y Duvi se animó a lanzar un pedido.  Entre los productos y productores/as con los que colaboramos, andábamos por la vida sin pescado. Pescado fresco, pesca local y sostenible directamente desde Galicia, ese pescado llevaba nuestro nombre.

O canto da Balea -que se ha llevado el premio al mejor proyecto cooperativo de Galicia-  está formado por ungrupo de biólogos y biólogas marinos con amplia experiencia en el sector pesquero artesanal  gallego realizando labores técnicas y de asesoramiento en las cofradías de pescadores. Según explican en su web, cuentan con amplios conocimientos de la pesca de bajura, del trabajo que relizan nuestros pescadores y mariscadoras y de los productos que se extraen del mar para ser comercializados. Colaboran con de la Cofradía de Pescadores de Lira. Esta cofradía lleva años trabajando en la defensa de la pesca artesanal sostenible. En el año 2007, por iniciativa de pescadores, se declaró la primera Reserva Marina de Galicia, “Os Miñarzos”

Con su modelo de cooperativa buscan promocionar productos procedentes exclusivamente de la pesca artesanal responsable, garantizando la calidad del producto, el respeto a los ciclos naturales y el respeto al medio marino. Se fundamentan en una comercialización justa y responsable y facilitar el acceso a productos pesqueros sostenibles y de calidad. Con su trabajo pretenden por un lado contribuir a la sostenibilidad social y económica de las localidades costeras y, por otro, educar al consumidor en el consumo responsable de los productos de la pesca.

En diciembre llegaba a Lavapiés nuestro primer pedido. Y ahora ya, por fin, andamos por la vida con pescado.

Estos son algunos de los pescadores que pescan nuestro pescado.