Los repartos de calle -el contacto con lo nuestro

El CSA La Tabacalera, el espacio en el que habitualmente repartimos nuestras verduras, está cerrada temporalmente y en medio de un proceso de “redefinición”. Eso nos ha llevado a ir improvisando nuevos lugares desde donde colocar nuestras verduras, repartir las docenas de huevos o pesar los kilos de lentejas. Todo un cuadro.

Entre esos espacios hemos ocupado también el que viene siendo nuestro favorito: la calle.

A la entrada del parque del Casino de la Reina, en mitad de Lavapiés, emplazamos el chiringuito de cajas y colores; el caos de “¿cuántos tomates por cesta?”, de “ya repartí los pimientos” o de “¿qué hacéis con tanta berenjena?”. Poco  a poco las cestas se iban rodeando de vecinos y vecinas del barrio que a base de preguntar por el precio de los calabacines se fueron enterando de que lo que en realidad ocurría allí era un reparto sin dinero y que nosotros no éramos vendedores por encargo, sino un grupo de consumo de cesta abierta, cañas de lunes y domingo hortelano.

Un cuadro maravilloso del encuentro entre personas y verduras que va mucho más allá, mucho más lejos y tan cerca como volver a lo más básico: el contacto cotidiano con lo que es nuestro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s